Aseptic packaging sustainability: Vol. 3 – SUP and net plastic content

Sostenibilidad del envasado aséptico: Vol. 3 – SUP y el contenido neto de plástico

En el segundo episodio de nuestra nueva serie “Sostenibilidad del envasado aséptico”, hablamos del Potencial de Calentamiento Global, es decir, un método ampliamente utilizado para comparar el impacto de diferentes emisiones de gases de efecto invernadero en un horizonte temporal de 100 años, a través de una línea de base común identificada en forma de 1 tonelada de CO2.

Pasando al siguiente tema, en la tercera parte finalmente echamos un vistazo al así llamado “contenido neto de plástico”, es decir la cantidad total de plástico que contiene cada tipo de envase.

Impulsado por las insensatas imágenes de los enormes parches de basura que flotan en el agua – el 85% de la contaminación marina se debe, efectivamente, a los residuos plásticos - y que amenazan nuestro ecosistema, el movimiento para reducir el uso de plásticos de origen fósil nunca ha sido tan popular y prioritario en la agenda mundial.

Ahora, en lo que respecta al envasado, la cantidad de plástico detectable en cada tipo de envase – ya sean bricks de cartón o botellas de PET y de vidrio -, se ha convertido en un indicador clave, que la gente y los gobiernos observan para intentar reducir su propia huella.

La nueva Directiva sobre Plásticos de Uso Único de la UE

La Directiva sobre Plásticos de Uso Único aprobada por la Unión Europea en 2019 es una clara señal del esfuerzo holístico para frenar estos daños ambientales y cerrar el grifo de la interminable contaminación por plásticos.

La Directiva SUP, que establece un marco legislativo de gran alcance, entró finalmente en vigor en julio de 2021 e incluye un amplio conjunto de medidas, tales como prohibiciones de productos, requisitos de diseño, objetivos de recogida de botellas de plástico, obligaciones de Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) y acciones de concienciación.

En cuanto a los envases y recipientes, la directiva SUP establece un objetivo obligatorio para los estados miembros de la UE, exigiéndoles que recojan el 77% de las botellas de plástico de un solo uso con tapones y tapas para 2025, con un objetivo final del 90% para 2029.

En cumplimiento de los requisitos de diseño, también se espera que los fabricantes utilicen un 25% de contenido reciclado en las botellas de bebidas PET para 2025, con lo que se alcanzará un 30% más en todas las botellas de plástico para 2030. Además, a partir de julio de 2024, los productos de plástico de un solo uso solo se les permitirá entrar en el mercado si los tapones y las tapas permanecen unidos a los envases durante todo su ciclo de vida – especialmente durante la fase de uso previsto -.

Contenido neto de plástico: ¿los bricks de cartón dependen menos del plástico?

Aparte de las botellas de vidrio, desde el punto de vista del contenido neto de plástico, hoy en día los envases de cartón para bebidas asépticas son la opción a la que recurren quienes intentan reducir su impacto en el medio ambiente, ya que son soluciones de envasado reciclables y con bajas emisiones de carbono que dependen menos del plástico en comparación con otros tipos de botellas y envases de PET.

Según la analítica circular de FH Campus Wien y un informe detallado de la empresa auditora Deloitte, si se cumplen los objetivos de reciclaje y recogida de botellas de PET fijados por la UE para 2025 y 2030, lo más probable es que se consiga una tasa de producción de reciclaje del 63% para una tasa de recogida del 90%.

Ahora bien, en función de la masa de la botella de PET, continúan los investigadores del FH Campus Wien, “esto se convertirá en un consumo de plástico de 11 a 14 g por litro”, lo que, en definitiva es ligeramente superior a los cartones de bebidas, que por sí solos, sin ni siquiera considerar el proceso de reciclaje, requieren entre 5 y 12 g de plástico por litro.

Lo que significa que los cartones asépticos tienen un consumo de plástico mucho menor que las botellas de PET, que, por supuesto están compuestas de 100% de plástico; en otras palabras, incluso si el 90% de todas las botellas de PET se recogen finalmente, “seguirán consumiendo más plástico en comparación con los cartones para bebidas”.

Los envases de cartón en efecto, están hechos de un material multicapa que tiene un 75% de cartón derivado de fibras de madera y algunas capas muy finas procedentes de aluminio y plástico – u otros polímeros sintéticos – que, sin embargo, pueden producirse fácilmente también a partir de materias primas de base biológica como la caña de azúcar. Y lo mismo ocurre con los tapones de base biológica y las pajitas de papel, ambos obtenidos de fuentes renovables.

Por supuesto, las cifras pueden variar ligeramente, dependiendo del tamaño, la forma y la función del envase, pero lo que destaca es que los envases de cartón aséptico con materiales hechos principalmente de fibras de madera, tienen un componente verde y renovable significativamente mayor que otras soluciones de envasado.

En la cuarta parte de nuestra nueva serie avanzaremos en el debate y nos adentraremos en las ventajas de la asepsia echando un vistazo a la eficiencia global de cada tipo de envase, tratando de entender cuál de ellos tiene la menor proporción de gramos por litro.

Para seguir nuestro viaje por la tecnología aséptica, hágase miembro de nuestra comunidad LinkedIn y manténgase al día de nuestras actividades.

Creemos que los envases pueden hacer más. ¿Está preparado para dar un paso hacia un futuro más ecológico?

See all news Sostenibilidad del envasado aséptico: Vol. 2 - El potencial de calentamiento global